6 de Noviembre de 2020 | Noticias

La iniciativa organizada por el Programa de Equidad de Género, finalizó con la elección del relato escrito por Constanza Chacana Ponce, estudiante de Técnico en Química de la Sede Viña del Mar.

Concebido como un espacio para honrar a aquellas figuras femeninas que han influido en nuestra comunidad universitaria, la primera versión del Concurso Minicuentos USM “Mujeres que nos inspiran” finalizó con una positiva evaluación de sus organizadoras. La actividad, impulsada por el Programa de Equidad de Género de la Universidad, convocó a 40 estudiantes de distintas carreras, quienes presentaron historias sobre familiares, profesoras, escritoras y otras personalidades reconocidas que aportan a sus vidas.

El resultado fue exitoso no sólo porque se cumplió el objetivo inicial, sino también porque fue posible conocer con mayor profundidad la cotidianeidad de los participantes. Así lo destaca Karla Arce Beas, encargada institucional de la Unidad de Equidad de Género e Inclusión, quien considera que una iniciativa como esta “permite que nos acerquemos más a la vida de nuestra comunidad, en días donde la distancia es lo que predomina”.

Comenta también que el proceso de revisión fue especialmente emocionante para la comisión evaluadora, formada por las encargadas de Equidad de Género de la Universidad, además de profesores y profesoras de todos los Campus y Sedes. “Creo que ninguna persona del equipo pensó que sería tan enriquecedor pasar esas horas leyendo minicuentos donde se reflejan características, habilidades e historias tan emotivas y personales, donde reconoce la influencia de tantas mujeres. Era como un festival en honor a ellas”, explica.

Precisamente en “Mamá”, el minicuento ganador, la autora muestra cuánto admira a su madre, en constante lucha contra los síntomas de la fibromialgia. “Hay personas que creen que esta enfermedad no existe o que las personas ‘inventan’ el dolor y por lo mismo, a través de este breve relato, intento visibilizar dicha enfermedad y dar a conocer un poco la batalla a la que se enfrenta esta gran mujer día a día, destacando su fuerza y resiliencia”, detalla Constanza Chacana Ponce, estudiante de primer año de Técnico en Química, mención química analítica, en la Sede Viña del Mar.

Karla Arce concuerda en la importancia de enfatizar esos aspectos positivos: “creo que vivimos en un mundo en el que las críticas predominan ante los halagos, donde se insulta más de lo que se reconoce, y este concurso fue todo lo contrario… es reconocer, agradecer y transformar en arte la vida de otra persona que nos ha entregado tanto”. Por eso es que esta iniciativa resultó particularmente emotiva, convirtiéndose en “una especie de celebración donde se honran esas relaciones, sus admirables influencias y lo importante que eso ha sido para nuestra comunidad. Trajo mucho más de lo que esperábamos, así que estamos muy contentas con el resultado”, concluye.

Ver más noticias